abemus: El futuro de la IA

5 Jan 2017

 

 

Todo empezó cuando nos ganó al ajedrez.

 

Luego, nos hizo creer que era un niño de verdad.

 

Y mañana, nos reemplazará en nuestros puestos de trabajo.

 

La inteligencia artificial avanza a pasos agigantados, con una misión clara: hacernos la vida más fácil.

 

Los tecno-optimistas confían en que este avance librará a la humanidad de tener que invertir tantas horas al día a trabajar, regalándonos tiempo libre para disfrutar de la vida, mientras delegamos en robots y máquinas.

 

¿No crees que sea posible? 

 

En Japón ya pueden comprar lechugas cultivadas en la primera planta 100% automatizada e inteligente. Desde la siembra hasta la cosecha sin la intervención de ningún ser humano. 

Además, esta planta puede presumir de reducir el uso de energía en un 50%, de reciclar el uso del agua en un 98% y de no utilizar ningún tipo de producto químico. 

 

Y esto es sólo el principio. 

 

En el ámbito médico, podremos olvidarnos de tener que pedir una “segunda opinión”, ya que complejos modelos de inteligencia artificial ofrecerán el tratamiento más adecuado al instante.

 

En cuanto a seguridad, el aeropuerto chino de Shenzen, cuentan ya con droides llamados Anbot. (se parece a R2D2 pero en color rojo). Están diseñados para buscar explosivos, armas y drogas y pueden desplazarse hasta 18 kilómetros por hora. Pueden reconocer caras, Incluso cuentan con un sistema de descargas eléctricas para reducir a potenciales enemigos. 

 

Por si fuera poco, la inteligencia artificial actúa como mente colmena, es decir, lo que aprende una, lo comparte al instante con todas las demás. Esta inteligencia colaborativa crea un ritmo de aprendizaje exponencial con posibilidades infinitas.

 

Hasta aquí todo bien, ¿verdad? Lo malo es la letra pequeña…

 

Las ventajas que ofrece la inteligencia artificial son enormes, el problema radica en que la velocidad con que avanza la tecnología, nos empuja a una transición incómoda, y nos dirige hacia una verdad para la que todavía no estamos preparados: cada vez harán falta menos seres humanos para el funcionamiento del sistema. 

 

Un estudio prevé que para el año 2025 la inteligencia artificial y la automatización reemplazará a unos 250 millones de trabajadores en todo el mundo. 

 

Muchas personas que no dispongan de una formación complementaria o capacidad de reinventarse, perderían todo tipo de oportunidades laborales.

 

Obviamente, los primeros sectores en sufrir tal disrupción serán industriales, pero a la larga, puestos de administración, transportistas, contables, abogados, médicos y todo tipo de trabajos de atención al cliente serían sustituidos por una inteligencia artificial.

 

La innovación y las disrupciones generan avances y soluciones increíbles que no debemos frenar, pero existen efectos secundarios.

 

Cómo se repartan los ahorros que generen estas disrupciones, definirá la sociedad del futuro. O un modelo de ganador único, o uno en el que todos ganan. 

 

 

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload